Michelle, creando desde Santa Catalina, Panama

Por Isabel Romero

Tuvimos la suerte de conocer a Michelle en nuestro paso por Santa Catalina en Panamá en el 2015. La contacté antes de ir por redes sociales  y quedamos en conocernos y ver si podíamos trabajar en algo juntas cuando estuviéramos por allá.DSC_0327

Nuestro primer encuentro se dio en la playa y en la que hicimos una limpieza con un grupo pequeño de amigos. En esas horas que pasamos juntas, me di cuenta que teníamos mucho en común y me encanto su pasión por la conservación de los océanos y por ayudar a esa comunidad en la que ella escogió vivir con su esposo y manejar su hotel y negocio. Tuve la oportunidad de conocer su arte y ver muchas de sus piezas esparcidas por su hotel.

Michelle nos brindo un poco de su tiempo para contestar nuestras preguntas y que puedan conocer un poco más de ella y su trabajo.

Es americana y vive del turismo. Un día en su vida es pasar de 7 a 8 horas trabajando en su hotel y restaurante ,”La Buena Vida” , en Santa Catalina. Ella se encarga de administrar el negocio,  interactuando con sus empleados Panameños, con los huéspedes y además trata de incluir un par de horas creando en su taller de arte. Cuando no está trabajando está haciendo caminatas en la naturaleza, practicando yoga o caminando en la playa buscando tesoros.

IMG_5134

Michelle nos cuenta que siempre disfruto de crear arte pero fue en el año 2000, cuando vivió en la isla de Kodiak en Alaska en donde se encuentra una playa llamada “junk beach” la cual es uno de los botaderos de la Segunda Guerra Mundial que comenzó su inspiración de crear utilizando beach glass, cerámicas y basura de metal. En el 2005 cuando se mudaron a Panamá, los materiales de su arte cambiaron un poco y comenzo a utilizar plástico con los que crea piezas en su jardín, letreros, diferentes decoraciones, juguetes y objetos útiles.

Para Michelle, sus creaciones son arte con un mensaje, ya que al utilizar objetos considerados como basura espera crear una impresión en las personas sobre cuantos productos innecesarios compramos y consumimos diariamente y como muchos de estos terminan en nuestras playas u océanos.

Michelle también se dedica a manejar el programa de educación ambiental en la escuelita de Santa Catalina y aunque dice que están empezando poco a poco en su comunidad es gracias a este programa y al ejemplo que da con su arte en su comunidad que le están ensenando a los niños a no ensuciar, a ser más responsables con la basura en sus casas y a reciclar lo que se pueda. Michelle disfruta mucho compartir con otros su arte especialmente con los niños. El año pasado nos cuenta que organizaron un desfile de reciclaje en la que los niños crearon sus vestuarios con materiales reciclados, como vestidos hechos de papel periódico y chalecos hechos de tapas de bebidas.

El mensaje que nos deja Michelle es que con lo que todos podemos empezar y es algo que todos debemos mejorar es reducir. Dice que con un poco de planificación podemos evitar comprar esa cola fría de la tienda, si en cambio,  salimos de casa preparados con nuestro propio termo. Si se les olvida los bolsos reusables, pueden pedir utilizar cartones en la tienda y así evitar las fundas plásticas.

Estamos muy agradecidos de haber conocido a Michelle en nuestro camino y poder compartir con ustedes un poco de su vida y sus creaciones. Creemos que personas como ella, con constancia y mucho amor,  poco a poco son capaces de crear cambios muy importantes en sus comunidades y en el mundo. Gracias Michelle por todo tu trabajo y por darnos esta entrevista!

 

Isabel Romero Holst

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *