Fauna en todo el mundo: lista roja

21430487_1598664730227634_2160623085546431056_n

Si bien es cierto que tanto los tiburones como las ranas son de extrema importancia para los diversos ecosistemas existentes, se ha planteado conservarlos por su nivel de relevancia y, porque son especies vulnerables y muchas están en peligro de extinción. Sin embargo, no son los únicos animales cuyas vidas en este planeta peligran, tanto la fauna marina como la terrestre están siendo severamente afectadas por las diferentes actividades antropogénicas que se llevan a cabo alrededor del Globo.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés) ha creado una lista roja en el que se mencionan a las especies según a su estado, es decir que, toda especie que está amenazada se listará. La IUCN es ahora el inventario más importante y completo existente, pues la información que posee es la más precisa que se tiene y la más actualizada.

2014_Red_List_Brochure

Alrededor del mundo se registran más de 1,75 millones de especies y subespecies de fauna, un valor aproximado pues es imposible dar un número exacto debido a que cada tanto se descubren nuevos animales. De estos 1,75 millones, la IUCN ha registrado en su lista roja a más de 79,800 especies, de las cuales más de 23,000 están en estado “amenazada de peligro de extinción”. Dentro de estas especies registradas, 41% son anfibios, 34% coníferos, 33% son corales (los cuales forman los arrecifes), 25% son mamíferos y el 13% corresponde a las aves. Además, alistó a más 800 especies que la IUCN registró en el 2010 como extintas.

Estos números son bastante aterradores de ver pues las cifras incrementan con el pasar de los años, como en el 2013 que se registraron 5 nuevas especies extintas. Aunque se admite que grandes extinciones se han dado a lo largo de la historia del planeta, las causas de las extinciones y las incrementadas muertes de animales de la actualidad no es debido a desastres naturales, sino a las diversas actividades que el ser humano ha llevado a cabo durante tanto tiempo sin pensar -posiblemente- en las repercusiones de todas sus construcciones y proyectos planteados y realizados.

Los océanos cada vez están siendo más afectados por todas estas actividades, la acidificación que se está produciendo en la actualidad es más grave de lo que se piensa y esto se puede ver claramente en las pérdidas masivas de grandes arrecifes de coral como lo está sufriendo la Gran Barrera de Coral Australiana, la cual es uno de los ecosistemas más importantes para que la vida marina prospere sin causar tantas afectaciones en las poblaciones de especies que dependen directamente de los arrecifes.

Una bióloga marina una vez dijo algo que es tan cierto e importante, pero que muy pocos son capaces de entender:

Sin agua, no hay vida. Sin azul, no hay verde.

Ver más