Jornada de limpieza en Mar Bravo

Voluntarios en Minga de Mar Bravo

Hace un mes (12 ago.), nos recibió la playa Mar Bravo con un poco de frío y nublado; pero la sorpresa fue que a pesar de ser feriado, asistieron más de 30 voluntarios a la limpieza de ese día. Las personas llegaron puntuales, con mucha emoción y expectativa. Se entregaron guantes y sacos a cada uno, seguido de una pequeña charla de los materiales que debían recogerse y cuales servían para reciclaje. Una vez que empezamos la actividad, un pequeño resplandor nos acompañó durante toda la jornada. Es increíble ver que para defender lo que a uno lo apasiona, no hay edad, ya que nos acompañaron niños pequeños hasta personas mayores. Nos dividimos en dos grupos para abarcar más espacio en la playa, el primero limpió Punta Carnero; y el segundo, Mar Bravo. 

Dentro de la basura que encontramos, la mayoría fueron: vasos plásticos, tarrinas, colillas de cigarrillos, cepillos de dientes, metales, microplásticos, vidrios, entre otros.  Se sorprenderán al saber, que el mayor contaminante es el microplástico (fragmento de plástico diminuto que se crea cuando un plástico más grande se descompone después de muchas décadas, incluso estos trozos pueden ser consumidos por especies marinas), este material estuvo regado en toda la playa y desde el año pasado organizaciones como Greenpeace han advertido sobre su creciente riesgo en el pescado y mariscos (https://goo.gl/L4vrau). Esto tiene sentido, ya que nos llamó la atención encontrar algunos animales marinos (tortugas y piqueros patas azules) muertos en la playa, lo que confirma, que el daño es visible no solo por la cantidad de basura encontrada, sino también por el efecto que este tiene en las especies marinas.

Luego de una hora, recogimos 115 kg. de basura no reciclable y 19,5 kg. de basura reciclable. Con muchas ganas de seguir (aún quedaba mucho por limpiar), llevamos los sacos de basura hacia el borde de la carretera para que un camión los recoja, ya que ese día los guardaparques nos ayudaron a trasladarlos al Botadero de Santa Elena solo hasta el mediodía, por las distintas actividades que tenían que cubrir en el feriado. Imagino que se están preguntando ¨guardaparques?¨; sí, hasta ese momento muchos no sabíamos que estábamos en un Área Protegida. Aprovechando los minutos que los tuvimos con nosotros, comenzaron las preguntas; en resumen, el espacio terrestre y marino que inicia desde La Chocolatera hasta Anconcito fue declarado Reserva de Producción Fauna Marino Costera Puntilla de Santa Elena (REMACOPSE) hace 9 años atrás, incluso hay un espacio de anidación de tortugas.

La presencia de basura en nuestros mares crece a gran velocidad, y mucha de ella permanecerá por largo tiempo degradándose en trozos más pequeños; con la ayuda de todos, podemos disminuir el daño y contagiar a los demás el amor y cuidado que nuestros océanos necesitan, empecemos cambiando nuestros hábitos. #YoAmoMiPlaya #UnidosSomosMás

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *